Quizás hoy las cosas ya no se ven de la misma manera.

Quizás, solo quizás, los días empiezan a modelar nuevas actitudes y la incomprensión de lo que está sucediendo arriba a cotas más profundas.

Quizás, solo quizás, hay un grito, aún sofocado, de rebelión interna, de necesidad, cuanto apenas, de gritar sin ningún objetivo sin ninguna intención.

Quizás,solo quizás, se empieza a desvelar el impúdico deseo de recuperar o de tomar, por primera vez en nuestras vidas, las riendas de lo que nos sucede.

Quizás, solo quizás, nos empezamos a atrever a mirar lo que creemos una sima en nuestro interior.

Quizás,solo quizás, el descubrimiento de lo que realmente somos y podemos está emergiendo.